June 2010

Se perfila como candidato digno de un puesto titular

La única desventaja de que Jorge Posada esté de regreso de la lista de lesionados – si es que puede existir una desventaja – es que, a medida que el boricua vaya asumiendo la responsabilidades detrás del plato,  veremos menos al cátcher Francisco Cervelli.

El desempeño ofensivo de Cervelli ha sido una de las sorpresas gratas que han tenido los Yankees en esta temporada.  Aunque se ha enfriado un poco en general, llegó a junio 16 con promedio de .447 con corredores en posición de anotar, una hazaña increíble para un receptor que fue convocado a Grandes Ligas exclusivamente por su defensa.

Ahora que regresó Posada, al manager Joe Girardi le tocará decidir cuánto tiempo pasará Cervelli detrás del plato. El equipo no tiene un bateador designado fijo en estos momentos, lo cual representa una buena oportunidad para permitirle a Cervelli que juegue más a menudo que lo que acostumbra un receptor sustituto sin tener que prescindir del bate de Posada.

A pesar del éxito del cual ha disfrutado en tan poco tiempo,  en todas las ocasiones que he entrevistado a Cervelli se ha expresado con humildad. De hecho, en una rueda de prensa para medios hispanohablantes, Cervelli dijo que no sabía que acumula 29 impulsadas en lo que va de la temporada. No estoy convencida de que debamos creerle, pero sea como sea es una muestra de humildad– lo cual no se debe confundir con inseguridad. Creo que es importante tener esa humildad cuando se juega con jugadores veteranos como Posada, Derek Jeter y Mariano Rivera.

Siempre que un jugador como Posada llega a la etapa final de su carrera, se empieza a hablar de quién lo reemplazará. Nunca es fácil sustituir a un jugador como Posada, que le ha sido fiel a un equipo durante toda su carrera, pero Cervelli está demostrando que tiene el talento y la actitud que se necesita para ser un jugador titular con los Yankees.

Eligió el momento preciso para encenderse

cano.jpgRobinson Canó no pudo elegir un mejor momento en su carrera para desatarse con el madero como lo ha hecho hasta ahora.  Antes de que comenzara la temporada,  mucho se hablaba del vacío que dejarían Hideki Matsui y Johnny Damon en el lineup de los Yankees y la importancia de que un jugador como Canó compensara la ausencia de los veteranos.

Canó no pudo haber respondido mejor. Desde el 26 de mayo, Canó está bateando  .492 con seis dobles, tres jonrones y 18 impulsadas. El quisqueyano encabeza las Grandes Ligas con 89 imparables y promedio de .376. desde el quinto puesto en la alineación de los Yankees.

Considero que el pobre desempeño de Mark Teixeira en lo que va de la temporada ha hecho que sea aún más crucial el aporte Canó.  Nadie se alarmó con el lento comienzo de Teixeira, quien usualmente se toma tiempo al principio de la temporada para entrar en ritmo, pero la frustración aumenta poco a poco ya que está bateando apenas  .226 a estas alturas.  Pero a pesar de que Teixeira no ha rendido como se espera de él, los Yankees encabezan las Grandes Ligas con un promedio de bateo colectivo de .282 y es gracias en gran parte a Canó.

Si hay alguien que debe sentirse satisfecho es el coach de bateo de los Yankees, Kevin Long, quien comenzó a trabajar de cerca con Canó después de que éste terminara la temporada del 2008 con un decepcionante promedio de .271.  La mejoría se vio en el 2009 y gracias a la orientación de Long, Canó es en estos momentos uno de los bateadores más peligrosos en Grandes Ligas.

Aún es muy temprano en la temporada y es difícil para un bateador mantener ese paso durante toda una campaña. Pero si Canó logra mantenerse entre los líderes en varias categorías ofensivas sería un candidato legítimo para el premio al Jugador Más Valioso de la Liga Americana, especialmente si los Yankees pasan a la postemporada.

Follow

Get every new post delivered to your Inbox.