February 2009

Aún hay mucho por aclarar

arod.jpg

No
quedé muy impresionada con las declaraciones y el comportamiento de Alex
Rodríguez durante la rueda de prensa en la que habló sobre el uso de esteroides
en el 2001. No me pareció bien que leyera sus comentarios iniciales de un
texto. Entiendo que estaba nervioso, pero creo que se hubiera visto más sincero
y emotivo si hubiera mirado la cámara y hablado de manera natural. Más que
contestar mis preguntas, creo que generó aún más interrogantes. No entiendo
como Alex pudo inyectarse un producto  sin conocer a fondo los riesgos de hacerlo. No
soy deportista, pero aún así soy extremadamente cuidadosa cuando se trata de
consumir cualquier medicamento, aunque sea algo tan simple como una vitamina. Usar
una sustancia relativamente desconocida pudo haber sido muy peligroso para su salud.
Me alegró por él que las consecuencias no fueron más graves.

 

Lo
más triste del caso, creo yo, es que si alguien no necesitaba usar esteroides
para triunfar, era Alex. Aunque hubiera conectado unos jonrones menos cada
temporada, eso no le hubiera quitado mérito porque de todos modos era uno de
los mejores peloteros de esta época. Tampoco estaba tan joven cuando dice que
comenzó a usar la sustancia para tener más energía. Creo que a los 25 años de
edad y con siete temporadas en las Grandes Ligas, no cabe decir que era un
jovencito sin experiencia en el 2001.

 

No
estoy convencida de que, como dice Alex, la presión de firmar un contrato de
$252 millones de dólares fue lo que lo llevó a experimentar con esteroides.
Pero suponiendo que sea ese el caso, me pregunto si la propagación del uso de
sustancias para aumentar el rendimiento está vinculada a los enormes contratos
que suelen firmar los jugadores hoy en día. ¿Será que la presión de conseguir
un mega-contrato lo que lleva a los jugadores a hacer lo que sea por mejorar
sus estadísticas?

 

Le creo a Alex cuando dice que dejó de usar esteroides después del 2003. Creo
que la pruebas de sangre y orina a las cuales se ha sometido como miembro de
los Yankees descartan la posibilidad de que continuó usando sustancias
prohibidas del 2004 en adelante. No es escusa, pero como Yanquista, me consuela
un poco pensar que su rendimiento con nuestro equipo ha sido una demostración
de su talento y de nada más.

Saludos,

Nathalie

Una gran desilusión

Cuando
Barry Bonds rompió el récord de jonrones de Hank Aaron en 2007, me
consolaba el pensar en que en unos años, Alex Rodríguez superaría la
marca de Bonds y que éste pasaría a segundo plano. Pero ahora con la
noticia de que hay motivos válidos para pensar que A-Rod utilizó
esteroides en el 2003, no tengo con que consolarme.

 

No
me sorprende del todo que Alex haya arrojado positivo a esteroides ya
que no es la primera vez que surgen este tipo de alegaciones contra
Alex. En uno de sus libros, el cubano José Canseco asegura que él mismo
ayudó a A-Rod a conseguir esteroides. Pero es una gran desilusión saber
que Alex ha estado mintiendo sin pudor durante todos estos años cuando
ha negado rotundamente el haber utilizado esteroides. En el 2003, A-Rod
fue el Jugador Más Valioso de la Liga Americana y ganó el título de
bateo, pero ahora hay que preguntar si los merecía.

 

No
sé si Alex hizo lo correcto al deferir las preguntas sobre el tema al
sindicato de jugadores. Quizás tuvo que hacerlo ya que la lista del
2003 en la que aparece el nombre de A-Rod es confidencial. Pero como
dice el refrán, él que nada debe, nada teme. Por lo que he leído, creo
que Alex se puso a la defensiva cuando le preguntaron sobre el tema, y
no creo que eso fue inteligente de su parte ya que su imagen se
empercude cada día más. Espero que si con ciertas las alegaciones, que
Alex haga lo correcto y admita su error y pida disculpas, como lo hizo
Andy Pettitte. Espero que no se ponga en el plan de Roger Clemens y
trate de tapar el sol con un dedo.

 

De
lo que sí estoy segura es que el impacto de esta noticia lo vamos a sentir toda
la temporada. No quiero ni pensar en cómo este escándalo va a afectar el
desempeño de Alex y su concentración, especialmente tras los comentarios
hirientes que hizo Joe Torre sobre él en su nuevo libro. Lamento que este
escándalo opacará las celebraciones de la temporada inaugural del nuevo Yankee
Stadium.

Follow

Get every new post delivered to your Inbox.