February 2008

Diferente equipo, diferentes cartas

En el 2006, Joe Girardi fue reconocido como
el Dirigente del Año en la Liga Nacional por el buen trabajo que realizó con
los Marlins de la Florida a pesar de tener pocos recursos. En aquel entonces,
los Peces tenían el plantel más joven y la nómina más baja de cualquier equipo
de Grandes Ligas. Aún así, el conjunto de Girardi terminó con foja de 78-84 y
compitieron por un pase a la postemporada hasta finales de septiembre.

Pero todos sabemos que dirigir a los
Yankees en la ciudad de Nueva York es otra cosa. Girardi conoce las presiones
de jugar en la Gran Manzana ya que fue receptor de los Bombarderos por varios
años. Aún así, la situación que tiene ahora es lo contrario de la que
enfrentaba en la Florida. Con la excepción de la rotación, que probablemente
contará con varios jovencitos durante la temporada, el resto del los jugadores
son veteranos. Y recursos le sobran, ya que los Yankees tienen la nómina más alta
de cualquier equipo. Confío en las habilidades de Girardi, pero creo que falta
ver que puede lograr en esta nueva situación en sólo su segunda
temporada como piloto de Grandes Ligas.

Ahora bien, cuando se trata de los
lanzadores, creo que Girardi será de mucha ayuda. Su experiencia como receptor
no solamente le da otra semejanza con Joe Torre, sino tambi
én le permite entender a los
lanzadores. La joven rotación de los Marlins – la cual contaba con cuatro
novatos que ganaron 10 partidos cada uno — fue impresionante bajo Girardi en
el 2006.  El sabe manejar a los
lanzadores jóvenes y eso es buena noticia para Joba Chamberlain, Phil Hughes e
Ian Kennedy. También opino que su presencia será de mucho valor para el zurdo
Andy Pettitte ya que él y Girardi fueron compañeros de batería durante los años
90.

Saludos,


Nathalie

Necesitamos a un Pettitte enfocado

Para los que vieron la conferencia de AndyPettitte con la prensa el lunes, creo que fue obvio que Andy se mostró muy sincero,
arrepentido y avergonzado de haber usado hormona de crecimiento humano en
violación de las reglas de dopaje de las Grandes Ligas. Le he creído a Andy
desde el principio y le sigo creyendo cuando dice que usó HCH porque
estaba desesperado por las lesiones.

Aunque eso no es excusa para hacer trampas, creo que su
honestidad lo va a ayudar a seguir adelante el tiempo que permanezca en el
béisbol. A ninguno nos gusta que uno de nuestros jugadores consentidos haga
trampas. Pero Andy es un miembro clave de nuestra rotación así que necesitamos
que él logre dejar en el pasado, lo más que pueda, toda esta controversia.

No se cual va a ser la reacción de los
aficionados cuando Andy suba a la loma en el Yankee Stadium por primera vez esta temporada. Pero no se
sorprendan si lo reciben como héroe. Creo que el contraste entre la forma humilde de
Andy comparado con la manera desafiante en que se ha
comportado Clemens hace lucir mejor a Andy.

Creo que ya no hay más nada que decir sobre
este asunto. Me parece que Andy ha dicho todo lo que sabe en torno a Clemens y en
torno a su propia situación. Mi opinión es que los aficionados debemos apoyarlo
como lo está haciendo la organización de los Yankees porque, si vamos a llegar
a la postemporada en el 2008, necesitamos al número 46 seguro y enfocado sobre
la loma.

Saludos,

Nathalie

Follow

Get every new post delivered to your Inbox.